Samsung es una de las compañías que popularizó las pantallas curvas en los móviles. Su tecnología despegó y gustó al público, haciendo que incluso otras compañías empezasen a usar pantallas curvas.

Con los constantes rumores y filtraciones alrededor del Samsung Galaxy S22 Ultra, no es de extrañar que aparezca uno que tenga que ver con su forma y diseño. Tiene que ver con su pantalla y la curvatura que tendrá esta y parece que va a perder curvatura respecto a modelos del pasado.

Según la filtración de @UniverseIce, la pantalla del próximo teléfono de la marca tendría una curvatura menor que la del Galaxy Note 10, dispositivo al que sustituiría en el mercado.

Aunque se trate solo de un rumor, hay dos motivos para empezar a creer en él. Por un lado, el insider en cuestión ha informado otras veces con acierto respecto a modelos de la marca. Se le tiene en cuenta gracias a las veces que ha dado en el clavo.

Por otro lado, hace no mucho se filtraron algunos renders en los que se vería el teléfono desde diferentes puntos de vista. Ya en estas imágenes se podía observar una curva menos pronunciada, lo que haría que la filtración coja fuerza.

Esta noticia no tiene por qué ser del todo mala. Las pantallas más planas suelen ser menos vulnerables a los golpes. También hacen que sean menos posibles los tecleos involuntarios y las imágenes que se encuentran en los bordes de la pantalla se suelen ver mejor.

En los últimos teléfonos de Samsung hemos visto que sus monitores han pasado a ser completamente planos. Recordemos que el Samsung Galaxy S21 y el Galaxy S21 Plus no contaban con pantallas curvas y parece que el próximo S22 va a continuar con esta racha, lo que nos hace pensar que la marca va a ir abandonando esta característica en sus dispositivos.